Eventos con historia

>

Tras diferentes usos llega a mis manos en 1988, y desde ese momento me he dedicado con todo esmero a su restauración y hasta el día de hoy sigo cuidando cada detalle para que este edificio pertenezca al futuro y no se pierda.

He experimentado la satisfacción de ver como mis invitados se sienten afortunados al haber escogido San Zoil, gracias a su ambiente evocador y la armonía de su espacio.

Al tratarse de una sala diáfana es fácilmente adaptable al tipo de evento que estáis planificando y se ajusta casi mágicamente a cualquier tipo de celebración, ya sea un acto institucional, empresarial o bien para celebrar un momento único.

Estaré encantado de recibiros en mi casa.

Javier Vila
Anfitrión